Lección brutal de Carmena a E. Aguirre sobre democracia